Loading...
Descubriendo el desconocido
Historia del Mundo
La Historia

Asurnasirpal II

Uno de los reyes de asiria conocido por su brutalidad y expandiendo el territorio de la nación, siendo durante su reinado una de las potencias internacionales, temida por su terrible invasión y tortura de los residentes de la nación derrumbada.

Tanto es conocido por esta ferocidad que hasta mismo naciones vecinas escribieron sobre este reinado, uno de estos fueron los israelitas, podemos encontrar en los registro de Nahun estas palabras:

Nahun 3: 1-3 : ¡Ay de la ciudad de derramamiento de sangre!*+ Está toda llena de engaño [y] de robo. ¡[De allí] la presa no parte! 2 Hay el sonido de[l] látigo+ y el sonido del traqueteo de [la] rueda, y el caballo que arranca y el carro que salta.+ 3 El jinete montado, y la llama de [la] espada, y el relámpago de [la] lanza,+ y la multitud de los que han sido muertos, y la masa pesada de cadáveres; y de los cuerpos muertos no hay fin. Ellos siguen tropezando entre sus cuerpos muertos;

El libro Light From the Ancient Past (Luz del pasado remoto) se refiere a esta nación como “la despiadada máquina de guerra cuya crueldad deliberada aterraba a sus enemigos”.

Una de las palabras del propio rey que muestra su trato a los rebeldes son estas:

“Edifiqué una columna cerca de la puerta de su ciudad y desollé a todos los principales que se habían sublevado, y cubrí la columna con su piel. A algunos los emparedé dentro de la columna, a algunos los colgué en maderos de la columna [...]. Y desmembré a los oficiales, a los oficiales reales que se habían rebelado [...]. A muchos de sus cautivos los quemé con fuego, y a otros muchos los capturé vivos.”

Este trato inhumano fue corroborado por los arqueólogos cuando excavaron los palacios reales de Asiria, al descubre que los muros estaba decorados con representaciones del trato inhumano que se daba a los cautivos.

Sobre los cautivos de la nación el rey Asurnasipal II dice: “A muchos cautivos de entre ellos los quemé con fuego [...] A algunos les amputé la nariz, las orejas y los dedos, a muchos les quité los ojos. Hice un montón de los vivos y otro de las cabezas”.

“Asurnasirpal no escatimó detalles de la ferocidad y salvajismo con que llevó a cabo sus campañas. A los prisioneros los colgaban de postes o los empalaban en estacas en los muros de las ciudades asediadas [...]; hombres y mujeres jóvenes eran desollados vivos” (Archaeology of the Bible).

“Edifiqué una columna cerca de la puerta de su ciudad y desollé a todos los principales que se habían sublevado, y cubrí la columna con su piel. A algunos los emparedé dentro de la columna, a algunos los colgué en maderos de la columna [...]. Y desmembré a los oficiales, a los oficiales reales que se habían rebelado [...]. A muchos de sus cautivos los quemé con fuego, y a otros muchos los capturé vivos. A algunos les amputé las manos; a otros, la nariz, las orejas y los dedos; a muchos les saqué los ojos. Hice un montón de los vivos y otro de las cabezas, y até sus cabezas a postes (troncos de árboles) alrededor de la ciudad. Quemé en el fuego a sus jóvenes y a sus vírgenes. Capturé vivos a veinte hombres y los emparedé en el muro de su palacio [...]. Al resto de sus guerreros los consumí de sed en el desierto del Éufrates [...].” (Ancient Records of Assyria and Babylonia, de D. D. Luckenbill, 1926, vol. 1, págs. 145, 147, 153, 162.)

Asurnasirpal II gobernó el imperio asirio durante el 883 A.C hasta el 859 A.C su nombre Assur significa “Guardián del Heredero”. La ciudad de Kalhu actual Nimrud fue fundada por este rey.

Durante los años de su reinado fueron realizadas cerca de unas 14 campañas militares con naciones cercanas o vecinas, siendo la mayoría de la misma en camino del norte.

Uno de los estados derrumbados por sus manos fue del reino arameo Bit Zamani que estaba instalada en lo que sería hoy el sureste de Turquía. Una nación que no desistió fácilmente ya que dos veces intentaron se libertar del invasor, obligando que las tropas asirias vuelvan para disciplinarlos. Para intentar impedir estos intentos el rey instala colonos asirios en Tushhan situada cerca de la capital de Bit Zamani, la ciudad de Amedi. Donde el mismo se hizó construir un templo en honor de los dioses asirios.

Para garantir a sobrevivencia de su reino fue construido al largo del tiempo fortalezas para poder contrarrestar la invasión enemiga, cerca de los Montes Zagros se construye la fortaleza de Dur Assur (“fortaleza de Assur”).

En el sur de la nación pequeños estados intentaron contrarestar el poder de los asirios de Asurnasirpal II, en tentativa de sobrevivencia de su comercio, fue tentativas de Babilonia y del estado arameo de Bit Adini en conjunto con otras naciones arameas. Pero ambas naciones y sus aliados no pudieron hacer daño al reino asirio, ambas tentativas fueron aplastadas.

Al oeste de la nación ocupa la ciudad de Aribua, donde fueron enviados más colonos y hombres asirios y posteriormente fue conquistando hasta la costa del actual Líbano. Por esta zona hizo alianzas con varias de las ciudades fenicias, entregando tributo para los mismos fenicios.

En el oeste de Asiria estuvieron también los musku, mencionados con frecuencia junto con los tabali (quizás los tabali seas el Tubal de la Biblia), enguanto a los musku quizás se refiere a Mesec. Un dato interesante de estos pueblos es que el historiador griego Herodoto habla de un pueblo denominando de moscos y los tibarenos. Lo que comprueba la existencia de ambos pueblos, de modo como registrado por Asurnasipal II puede que ambas naciones también sufrieron en las manos derramadas de sangre del rey opresor Asurnasipal II.

Otro de los reyes que no pudo resistir al poder asirio fue el rey de Carquemis. Para poder conquistarlos se narra que los asirios atraviesan el río Éufrates por balsas que mantuvieron al flote por pieles de cabras hinchadas. El rey de carquemis fue obligado a pagar un tributo para su propia existencia a los asirios que fueron veinte talentos de plata, cien talentos de cobre y doscientos cincuenta talentos de hierro, además de objetos de oro, mobiliario con incrustaciones de marfil, prendas de lino y lana y otros artículos.

En la biblia misma también se registra la caída de Carquemis aunque no con muchos detalles como estos. Isaías 10:9-11: ¿No es Calnó+ justamente como Carquemis?+ ¿No es Hamat+ justamente como Arpad?+ ¿No es Samaria+ justamente como Damasco?+ 10 Cuando quiera que mi mano haya alcanzado los reinos del dios que nada vale, cuyas imágenes esculpidas son más que las [que están] en Jerusalén y en Samaria,+ 11 ¿no será que tal como habré hecho a Samaria y a sus dioses que nada valen,+ aun así haré a Jerusalén y a sus ídolos?’.+

La nación israelita tuvo cercada por los hombres asirios durante el mandato de este rey, la estela lo muestra adornado con una cruz.

Ciudad de Kalhu

También conocida como Cálah esta ciudad fue una ciudad restaurada por manos del rey y luego convertida en su capital, donde fueron traídos del exterior hombres pertenecientes a su nación para habitarla, incluso hombres que eran pertenecientes a naciones conquistas por sus manos.

En la ciudad contaba con solidas murallas fortificadas con veintenas de torres, un palacio real símbolo de su reinado y además de varios templos de adoración. Cuando los arqueólogos excavaron las ruinas de esta antigua capital pudo encontrar colosales leones alados con cabeza de hombre, toros alados, numerosos bajorrelieves de gran tamaño que adornaban los muros del palacio y una gran cantidad de objetos hermosamente tallados en marfil. Además estaba la impresionantes figura del rey conservada su apariencia por una estatua.

Las excavaciones indican que la ciudad tuvo cerca de unos 356 Ha, adornadas jardines, huertos regadas por una canal que llegaba del río Zab.

Palacio de Kalhu

Asurnasirpal II una vez que construye la ciudad de Kalhu, como símbolo de la capital de nación y del poder de Asiria construye su palacio en la misma ciudad. Las expansiones realizadas de la nación proporcionaron materias primas para que el mismo fuera levantado.

Varios pueblos conquistados fueron enviados para vivir en la capital de nación asiria. Según la estela del banquete fueron 69.574 habitantes establecidos en esta ciudad. Y fue ofrecido un banquete a los habitantes de la nueva ciudad.

Los relieves del palacio mostraban las campañas y victorias del rey Asurnasipal II en su ambiciosa expansión territorial. Además las cacerías que el rey realizaba eran contadas en estos relieves.

Gooji History

La historia de nuestro pasado